Con mala letra

Otra bitácora más en un universo de unos y ceros

Categorías

Entradas anteriores

<Agosto 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             

Todas las entradas

Más bitácoras

RDF

Powered by BLOGALIA

copyleft - Luis Javier Tarrío

Historia del átomo (2): Un pudding de electrones


En el siglo XVIII la existencia del átomo era ya conocida y aceptada por la inmensa mayoría de la comunidad científica, así que cada uno siguió a lo suyo. Entre esas personas que se dedicaban a hacer experimentos para explicar lo que allí pasaba tenemos a Geissler, creador del tubo de Geissler. Ya desde Faraday se sabía que aplicando una diferencia de potencial algo alta a un gas, éste emitía luz, son las luces de neón que iluminan nuestras noches anunciándonos las tiendas en bonitos colores verdes, rojos y azules; gracias al tubo de Geissler se observó que si el gas está a una presión muy baja esta luz se convierte en una trayectoria bien definida. Si este rayo de luz choca contra la pared del vidrio se verá un punto verde, y si se pone algún objeto en medio éste hará una sombra.

Crookes también experimentó con estos misteriosos rayos que emergían del cátodo (razón por la cual fueron llamados rayos catódicos), y mejoró el tubo de Geissler, además de extender su uso por Inglaterra gracias a sus demostraciones públicas de lo bonitos que eran los tubos de Crookes. También observó que al aplicar un campo eléctrico estos rayos se desviaban como si fuesen partículas cargadas negativamente. Al aplicar un campo magnético también se observaba esta desviación, y el francés Perrin observó que si se interponía en su camino una lámina metálica adquiría carga negativa. Así pues, parecía que lo que había allí eran unas pequeñas partículas cargadas negativamente que salían despedidas del cátodo. Sin embargo el físico Philip Lenard razonó que si esto fuese verdad, al interponer varias pantallas en el camino de los rayos catódicos éstas tendrían que agujerearse, lo que contradecía a las observaciones, por tanto deberían ser ondas.

Hoy en día sabemos que las partículas subatómicas pueden atravesar materiales sin hacerles ningún agujero, pero en la época esta objeción fue muy sólida.

En 1895 Röntgen descubre unos misteriosos rayos a partir del estudio de los catódicos, pero como no sabía lo que eran los llamó rayos-x. En 1896 Becquerel observa una radiación emitida por un mineral de uranio, y descubre que uno de los componentes de la radiación es idéntico a los rayos catódicos. El puzzle se iba completando. Fue John Thomson en 1897 quien, a través de unos pocos experimentos, encontró la relación carga-masa de las supuestas partículas y posteriormente su carga. ¡La masa de esa partícula era mil veces menor que la del átomo más ligero! Además, su carga era la carga fundamental que se había inferido a partir de otros experimentos, por lo que lo llamó electrón (hay que notar que en 1880 el físico inglés Schuster ya había llegado a ese resultado, pero ante su propia incredulidad modificó los cálculos para que le diese algo más razonable).


Por tanto había unas partículas más pequeñas que el átomo, los electrones, que lo formaban. Entonces Thomson propuso su modelo del átomo, en el que los electrones se encontraban uniformemente distribuídos por todo el átomo, en un equilibrio electrostático (es decir, parados). Así, cuando un electrón se excitaba (recibía energía) los electrones oscilaban en torno a sus puntos de equilibrio emitiendo luz en diferentes longitudes de onda. Se hicieron cálculos para comprobar si se ajustaba con las observaciones... y no coincidía. Algo fallaba.

2003-07-06 02:46 | 3 Comentarios | Esta historia

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ljtarrio.blogalia.com//trackbacks/9536

Comentarios

1
De: karol natalia Fecha: 2006-06-21 22:30

debe haber mas informacion sobre los temas



2
De: trg Fecha: 2007-04-15 06:01

grtgt



3
De: luis orlando gil bancallan Fecha: 2007-07-10 06:08

como reliaso un tubo de rayos catodicos casero aparte del tubo de televisor



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.102.170 (45c14081eb)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?