Con mala letra

Otra bitácora más en un universo de unos y ceros

Categorías

Entradas anteriores

<Febrero 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        

Todas las entradas

Más bitácoras

RDF

Powered by BLOGALIA

copyleft - Luis Javier Tarrío

Naves a la velocidad de la luz

La Teoría de la Relatividad Especial es una teoría muy bonita y sencilla. Bonita en el sentido de que es capaz de explicar una gran cantidad de efectos que, a "simple vista", serían contranituitivos. Sencilla en el sentido de que a partir de sólo dos postulados se deriva toda la teoría.

Además describe unas consecuencias que han hecho las delicias de los autores (y lectores) de la ciencia ficción, como la implicación de que en los sistemas que se están moviendo el tiempo pasa más despacio que para los que están en reposo. Más allá de la paradoja de los gemelos (totalmente solucionada desde hace más de 85 años) este efecto permite que seamos capaces de detectar muones en la superficie de la Tierra (ohhhh), cuando se deberían desintegrar (en caso de que este efecto no existiese) antes de llegar a la altura de la cumbre del Everest (ohhhh).

Volviendo a la ficción, la relatividad permite que Ender viaje de un planeta a otro, situados en sistemas solares diferentes, en apenas unas semanas, claro que después andaba medio deprimido porque vivía unas cuantas generaciones más alejado de la suya. Pero el impedimento de superar la velocidad de la luz hizo que fuese muy complicado, en otros libros o películas, el viaje y la comunicación interestelar, por suerte alguien se inventó el hiperespacio (o cualquier sistema equivalente).

Y también tenemos el Gran Error. Es común que cuando una nave se pone a correr a la velocidad de la luz vea como las estrellas se van alargando mientras la nave, a toda pastilla, las va dejando atrás. Todo falso. Si alguna vez una nave espacial consigue llegar a una velocidad próxima a la de la luz no verá como la luz de las estrellas se alarga, lo que verá es que las estrellas se van juntando y condensándose en el punto al que se dirigen. Si al conductor de la nave se le da por mirar por las ventanillas o la luna trasera, observará que esa zona del espacio se ha quedado vacía. Cuando decelere las estrellas volverán a su sitio y disimularán, como si nunca se hubiesen movido.

Pero a las velocidades cotidianas (y podemos considerar 3000 km/s una velocidad cotidiana para el caso) nada de esto es perceptible, menos mal, ¿como serían las normas de tráfico en el caso contrario?

2003-05-17 00:10 | 3 Comentarios | Esta historia

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ljtarrio.blogalia.com//trackbacks/8066

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-05-17 00:27

¿Las normas de tráfico? Las persecuciones serían aburridas: puesto que nadie puede superar c, ambos estarían inmóviles entre ellos :D



2
De: ljtarrio Fecha: 2003-05-17 01:32

Pero hay curvas y cuestas, que también cuentan para eso ;)

Aunque yo me refería más bien a cómo explicarle al guardia que no sobrepasaste el límite de velocidad, por lo menos desde tu punto de vista. Seguro que hay alguna novela con cosas como esta por ahí, o por lo menos a mi me suena de escuchar algo parecido (quizás un deja vù relatado...)



3
De: Benji Fecha: 2003-05-17 09:50

Desde luego no podrías ir por ahí contando estrellas ni esas cosas tan "normales" ;P XDDD



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.226.55.151 (f776e6db8e)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?